¿Qué ventajas tiene la virtualización de servicios?

Comparte la noticia:

Cuando hablamos de virtualización de sistemas nos estamos refiriendo a aquella técnica que se utiliza sobre las características físicas de recursos computacionales con el objetivo de ocultarlas de otras aplicaciones, sistemas, usuarios que puedan interactuar con ellos. Este hecho supone que los servidores o sistemas de almacenamiento aparezcan como si se tratara de varios recursos lógicos juntos o únicos.

Un ejemplo de virtualización sería el uso de una aplicación que permita que un único sistema operativo se encargue de gestionar imágenes de los sistemas al mismo tiempo. Aunque su alcance es amplio y complejo, dos de las opciones que considerar a la hora de elegir la virtualización de sistemas son las máquinas virtuales y los contenedores.

Principales características de máquinas virtuales

Las máquinas virtuales se caracterizan, entre muchas otras cosas, por su capacidad de permitir que se ejecuten distintos sistemas de forma simultánea. Sin embargo, también destacan por:

– Uso de una tecnología compleja definida en el núcleo del Sistema Operativo.

– Su disponibilidad a través de soluciones open source (KVM o Xen) y proveedores.

– Su capacidad de emular un sistema físico a nivel de hardware.

Principales características de los contenedores

En cambio, los contenedores se caracterizan por:

– Su capacidad de resolver a priori los problemas habituales de la virtualización de máquinas.

– Que no necesitan un hipervisor, pues están integrados en el propio sistema operativo que los aloja.

– Tener un rendimiento del sistema más optimizado.

– Aprovisionamiento rápido de los recursos.

– Ágil disponibilidad de instancias de aplicaciones.

Entonces, dentro del ámbito de la virtualización de sistemas, cuáles son las ventajas de la virtualización por contenedores o por máquinas virtuales. Como ya es evidente el número de beneficios que suponen los contenedores es superior a las máquinas.

Ventajas de los contenedores respecto a las máquinas virtuales

Algunas de las principales son:

-La posibilidad de implantar más aplicaciones en un único servidor que las máquinas en sistemas "On cloud" o "Data centers".

-Únicamente necesitan un sistema operativo, software y un mínimo de recursos, mientras que las máquinas virtuales requieren muchos más recursos para poder crear un sistema operativo que actúe de forma independiente y todo el hardware que necesite. Así, la carga del sistema sufre un aumento considerable.

– En cuanto a la instalación de software, los contenedores permiten instalar entre dos y tres veces más software que no con las máquinas virtuales.

-Útiles para replicar entornos operativos de tendencia estable como los entornos de desarrollos, de test o de implantación.

Problemas de los contenedores

Evidentemente, los contenedores también presentan algunas desventajas, entre las principales, la seguridad. Y es que una política de permisos incorrecta puede convertir el sistema en vulnerable, ya que el contenedor deriva toda la seguridad al sistema operativo, dejando de encapsular al usuario.

La regla básica para una buena gestión de los contenedores es tratarlos como una aplicación más, siguiendo las directrices siguientes:

– Eliminar los privilegios de forma ágil y rápida.

– Ejecutar todos los servicios como un usuario regular, es decir, sin que se haga como administrador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *