Turismo gastronómico: cómo reconocer los restaurantes de calidad

Sin duda ahora salimos mucho más a comer fuera de lo que lo hacían nuestros padres, y también tenemos muchas más opciones de las que ellos disponían, pero últimamente me planteo con frecuencia si no hemos cambiado cantidad por calidad y muchas de las salidas que hacemos buscando una experiencia culinaria satisfactoria no consiguen el objetivo y haríamos mucho mejor si las evitáramos. Personalmente, gracias a la práctica realizada durante años, cada vez tengo más claro cómo reconocer los restaurantes de calidad y elijo con cautela a los que quiero acudir. En mi opinión, existen unas condiciones mínimas a la hora de realizar turismo gastronómico

Requisitos mínimos que debería tener un restaurante de calidad:

Higiene

Por suerte, este es un tema que si bien se ha mejorado en los últimos años, aún queda un recorrido importante a realizar para poder considerar que una parte importante de restaurantes cumplen no solo con la normativa vigente en materia de higiene, sino también con el sentido común asociado a la limpieza. Un establecimiento que no sigue esta pauta de higiene alimentaria a rajatabla, en mi opinión nunca se le podrá incluir en la lista de restaurantes de calidad. Entre otros puntos de interés, todas las personas que entran en contacto con los productos que ofrece el restaurante tienen que estar acreditadas para realizar esta actividad laboral y para ello existe la normativa necesaria que considera imprescindible tener el certificado de manipulador de alimentos. Sin duda, una garantía más para el comensal.

Ingredientes

La calidad de estos es esencial. Con el tiempo creo que he desarrollado un sexto sentido y desde los primeros minutos en un restaurante ya puedo intuir con un margen de equivocación bastante pequeño si los ingredientes van a cumplir con el standard de calidad que busco. Confieso que es de gran ayuda la pequeña tapa o aperitivo que ofrecen algunos locales mientras se espera a que llegue la comida a la mesa; en función de la calidad y frescura de esta, suele ser el resto del menú.

El ambiente

Entrar en un restaurante en el que hay una mala extracción de olores, o la iluminación es poco propia para la atmósfera que quieren crear, o bien hay un ruido excesivo que impide mantener conversaciones coherentes, no son aspectos que se puedan pasar por alto y en general, el cliente no se siente cómodo para degustar las exquisiteces de cualquier restaurante.

La atención o el servicio

Por último, pero no menos importante, cada vez valoro más la atención del personal a cargo de un restaurante y es un punto que no se debe obviar para conseguir una buena experiencia gastronómica. A pesar de ser un tema del que se habla con frecuencia, no por eso pierde el interés, y es que la falta de profesionalidad en el sector ha hecho mucho daño y hay restaurantes que cumpliendo los requisitos anteriores, pero sin un servicio excelente, no se pueden considerar “de calidad”. La competencia es fuerte y hay que esforzarse en trabajar todos los aspectos.

The following two tabs change content below.

Rober

Blog informativo sobre el turismo y los viajes más esperados en Asturias, concretamente en Cabuerniga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *