¿Por qué utilizar hierro forjado en la construcción de tu empresa?

Comparte la noticia:

El hierro forjado tiene menos del 1 % de carbono, y el resto está compuesto por algo parecido al vidrio. Es uno de los materiales con más pureza de hierro en su composición. La escoria se elimina por su golpeado a muy altas temperaturas.

No se funde en el momento de su fabricación. Has de saber que los carburos y silicatos se transforman en vidrio y quedan almacenados. Esto provoca que tengan un alto poder anticorrosivo.

Usos y ventajas del hierro forjado

También llamado hierro dulce, pudelado o hierro suave, se emplea en la fabricación de tuberías, remaches, todo tipo de encajes metálicos y elementos decorativos como rejas. Esto lo hace uno de los más variados materiales que se pueden emplear en cualquier tipo de fabricación industrial.

Esta característica convierte al hierro forjado en un excelente material para estructuras de cimientos o como las construcciones de naves industriales. En el caso de los cimientos, al no ser afectado por posibles infiltraciones de agua, posibilita su alta durabilidad. Así, se prolonga por muchos años la capacidad portante de la construcción. También, la calidad y robustez de la estructura, incluso ante movimientos de tierra.

Quizá no conocías su alto poder anticorrosivo. Esta virtud permite que sea el más indicado para soportar los efectos climatológicos adversos, tales como la lluvia, el viento o el calor excesivo. Como habrás adivinado, esto resulta fundamental en las construcciones de naves industriales, donde el viento juega un papel importante en la integridad de la estructura.

Este material es flexible, con lo que su comportamiento es parecido a una rama. Por tanto, aguanta el efecto de fuerzas de viento muy superiores a la de otros materiales. Y todo, sin quebrar, adaptándose así a un entorno hostil.

En cuanto a su durabilidad, todavía hoy puedes encontrar en excelente estado todas las vigas de este material encontradas hace más de cien años en construcciones de la época. Al ser muy dúctil, es empleado en fabricación de elementos que requieren de esta característica en la construcción. Y es que, al ser maleable, puede adaptarse fácilmente a cualquier estructura.

El mantenimiento de cualquier elemento construido con hierro forjado es casi mínimo, debido, precisamente, a su gran resistencia a la intemperie. El hierro forjado admite a la perfección su mezcla con otros materiales ferrosos para crear aleaciones que satisfacen las más variadas y específicas finalidades para el uso constructivo e industrial. Hablamos del acero u otros.

A pesar de que solo puedes soldarlo mediante forja, este material se ha convertido, gracias a sus muchas ventajas, en un elemento cada vez más creciente en obras y construcciones complejas. Y no solo en el ámbito decorativo, al que hasta ahora estaba relegado.

Conducción eléctrica y calorífica

Otra gran ventaja es su alta conductividad de la electricidad y del calor, debido a su baja resistividad. Tiene múltiples usos en la industria eléctrica y se relaciona con aquellos componentes que necesiten transmitir calor o reflejar la luz.

La estructura molecular es más densa que la del hierro fundido, no encontrando burbujas, impurezas o vacíos. Por estas razones, puedes emplear este material en la construcción de tu empresa.